Agua Fresca de Rosas Blancas, la última fragancia de Adolfo Domínguez

15/5/13

Me gustaría aprovechar que hoy es San Isidro (patrón de mi ciudad, Madrid) para hablar de una fragancia muy, muy especial.



Hace unas semanas asistí a la presentación de la nueva Eau de Toilette de Adolfo Domínguez: Agua Fresca de Rosas Blancas. En la flagship store que la firma tiene en la madrileña calle de Serrano, un grupo de bloggers pudimos descubrir de la mano del perfumista Ramón Monegal los secretos de esta nueva pócima ultrafemenina.

Cuando pienso en Agua Fresca de Rosas me viene a la cabeza su fragancia clásica, femenina, atemporal y con un punto achispado que me trae muy buenos recuerdos de mi época universitaria (los perfumes tienen un gran poder para traer recuerdos a la mente, y éste sin duda es uno de mis favoritos). Por eso tengo que confesaros que siempre veo con un cierto escepticismo las versiones de los perfumes clásicos que me han acompañado en momentos importantes de mi vida. Pero, cuando pude "catar" esta nueva fragancia, todos mis temores sobre un inminente desastre olfativo se desvanecieron. ¡Es fantástica! No puedo deciros que me guste más que Agua Fresca de Rosas, porque aunque comparten muchos puntos comunes son fragancias totalmente diferentes. Y creo que para cada una de ellas existe un momento apropiado. Esta nueva versión es igualmente femenina, pero se podría describir como más achispada, incluso más juvenil.

La composición de esta pócima olfativa incluye unas notas de salida cítricas irresistibles y chispeantes (mandarina, yuzu y pomelo, un trío que nunca decepciona), unas notas de corazón florales con toques amaderados (rosa blanca, ciclamen, lila, cedro y sándalo), y unas notas de fondo terriblemente femeninas y sensuales (vainilla, almizcle y patchoulí). ¿El resultado? Una fragancia que me ha recordado mucho a las sensaciones que se pueden vivir en los patios andaluces en primavera, rodeada de flores, de luz y de mucha alegría y vitalidad.

El packaging también difiere de la fragancia tradicional. El tapón se vuelve transparente. Los detalles cambian los tonos dorados por los plateados, y una preciosa rosa blanca de porcelana pone el toque final a una presentación cuidadísima.

Esta fragancia ya está disponible a la venta en los puntos habituales de la firma.

Y vosotras, ¿sois partidarias de probar variaciones de vuestras fragancias favoritas? ¿Hay alguna que os haya sorprendido recientemente?


4 beauty adictas comentan:

Miss Naif dijo...

Me encanta el frasco(yo soy muy superficial en eso,si me gusta el frasco me acerco a oler el perfume,si no,no).Yo uso Daisy de Marc Jacobs,es mi fragancia favorita pero también me gusta muchísimo su versión fresca Daisy eau so fresh y este año han sacado dos versiones nuevas que tengo muchas ganas de catar.A mi no me importa que hagan nuevas versiones de mis perfumes!Siento la parrafada.
Besos :)

Mi Reino Por Un Gloss dijo...

Hola Miss Naif! Yo también soy bastante sibarita en el tema de los perfumes. Me gusta tanto el continente como el contenido, y estoy pensando en buscar una vitrina para que se vean bien los más bonitos que tengo XDD

Gracias por darme tu opinión, la verdad es que soy súper fiel a las fragancias, y sólo en contadas ocasiones me han gustado las versiones que han ido sacando (otro ejemplo es el de Issey Miyake) ;) Un beso!

Anónimo dijo...

A mí me gustan más las versiones de verano, porque son mucho más fresquitas que los perfumes originales :)

Mi Reino Por Un Gloss dijo...

Mira, en algunos casos estoy de acuerdo contigo ;) Un abrazo y gracias por comentar!