Beauty Party The Trendy Day

7/2/13



Os presentamos el reportaje de moda de nuestro grupo realizado en la Beauty Party celebrada ayer, cortesía de Inma (www.beautyvictim.com). Nuestro equipo estuvo compuesto por Irene (www.theprincessinblack.com),Sandra  (www.superficiales.net), María (www.viajandoatodocolor.com) y por una servidora (www.mireinoporungloss.blogspot.com.es).

Cuando mi abuela me dijo que las pasiones eran capaces de mover el mundo no la quise creer. Desde niña soñé con ser bailarina de clásico, un ser etéreo a medio camino entre la fantasía y la realidad, pero pensaba que mi físico no encajaba con los estándares impuestos por la sociedad. Pero me equivoqué. Y hoy soy Giselle. 

En realidad me llamo María, pero tras protagonizar la obra que de niña me hizo soñar no puedo evitar identificarme con este personaje. Durante este largo camino he aprendido tantas cosas sobre el baile y sobre la belleza que no he podido evitar abrir un blog en el que compartir mis experiencias. Y hoy quiero compartir con vosotras un pedacito de mi historia.

Para una beauty blogger es un gran día, porque me han invitado a mi primera Beauty Party… ¡y estoy emocionadísima!

La danza no deja de ser una expresión de la belleza, una belleza clásica, elegante y mágica que convive con el asfalto, Internet, el mundo de lo inmediato y la vorágine del consumo. Y en estos dos mundos tan distintos en los que vivo, no puedo dejar de preguntarme dónde estoy yo. ¿Soy Giselle o soy María? ¿Cómo puedo dejar que María muestre rasgos de su personalidad en Giselle, y cómo puedo traer los conceptos de belleza clásica al siglo de la inmediatez en el que vivo? Quizás en esta Beauty Party The Trendy Day, rodeada de bloggers de belleza y de algunas de las marcas más conocidas, encuentre las respuestas. Es posible que lo clásico y lo contemporáneo no estén tan lejos después de todo…


La sonrisa es el espejo del alma


Cuando cada noche interpreto a Giselle, trato de conectar con el público que ha venido a vernos. Y mi instrumento, además de mi cuerpo, es mi sonrisa. Por eso no pude estar más de acuerdo con el doctor Fernando Soria cuando nos explicó cómo una sonrisa sana, cuidada y bonita puede ser un poderoso medio de comunicarnos con los demás y conseguir más confianza en uno mismo.

He aprendido que, al igual que en el resto de campos estéticos, existen unos cánones físicos por los que la sonrisa se puede considerar perfecta.

Por ejemplo, los incisivos centrales deben ser las piezas más largas, a partir de los cuales debe disminuir gradualmente el tamaño hacia adentro. El borde de los dientes superiores debe ser paralelo al suelo, e idealmente se debe mostrar aproximadamente 1 mm de encía al sonreír (de esta manera, se crea un juego de contrastes entre el blanco dental y el tono rosado de la misma). ¿Lo bueno? Que hoy en día existen soluciones rápidas, eficaces e indoloras para conseguir una sonrisa perfecta. Lo más curioso es que la sonrisa es un signo clásico de la belleza que se beneficia de la inmediatez de nuestro siglo. ¡Con un profesional adecuado es posible arreglar una boca en tan sólo un día! Y no me refiero únicamente a la utilización de finísimas carillas de porcelana, que ofrecen resultados permanentes, instantáneos y mínimamente invasivos. El Doctor nos explicó que, gracias a una tecnología de filmado y modelado en 3D, es posible filmar la boca de un paciente y crear las piezas necesarias sin necesidad de moldes ni de varias visitas al dentista, e incluso implantar piezas en tan sólo 24 horas. Al igual que en un buen ballet, el secreto está en la dedicación y el esfuerzo personal de los profesionales que te atienden… 

Ballerina sana in corpore sano


Me gustó mucho descubrir un lugar en el que modernidad y tradición se tienden la mano: el balneario de Mondariz. Ubicado en un espacio natural privilegiado, podría considerarse como el Biarritz español en una época en la que el termalismo quedaba reservado a los personajes más ilustres de la sociedad española. Y si bien Coco Chanel no figuraba entre su clientela, sí recibió la visita del hombre más rico de la época: el conocido multimillonario Rockefeller, quien a la sazón se quedó prendada de la hija menor de Primo de Rivera: Carmen. Resulta curioso pensar cómo un establecimiento con fines médicos pudo alcanzar tanta popularidad, y sobre todo llegar intacto hasta nuestros días.

Para las bailarinas es muy importante contar con una mente sana en un cuerpo sano, y los beneficios de las aguas minerales son muy evidentes para tratar y prevenir problemas musculoesqueléticos. Además, los beneficios relajantes de las aguas son perfectas para actuar sobre la mente y cuerpo, ya que el estrés se puede llegar a manifestar físicamente. ¡Es una visita obligada!

Manos expresivas


Las manos son un gran recurso expresivo en mi mundo. Enmarcan el cuerpo, dirigen la mirada y acompañan los movimientos en cualquier danza. Por eso me encantó la propuesta de My Little Momó, un encantador nail bar situado en la calle Lagasca cuya prioridad es ofrecer los últimos tratamientos disponibles para el cuidado y maquillaje de las uñas. Con propuestas tan apetecibles como las mani-pedis brasileñas (llenas de cuidados detalles) o las pedicuras de diamante, es una dirección indispensable para mimar las manos y los pies tal y como se merecen (¡a veces son los grandes olvidados en los tratamientos de belleza!). Además, ofrece tratamientos dirigidos a un público masculino. ¡Seguro que a mis compañeros de reparto les encanta!

Y si bien el tinte de las uñas se practica desde la antigüedad, me encanta su versión más moderna, con mil colores y fórmulas con las que podemos expresar parte de nuestra personalidad. De la mano de Little Momó he podido conocer la nueva colección de lacas de uñas de Estée Lauder, inspirada en el glamour de la corte francesa y con unos colores que podrían estar sacados de la famosa pastelería Ladurée… ¡parecían auténticos macarons!

Giselle y sus cabellos dorados


Los cabellos dorados han sido todo un símbolo de belleza femenina en diferentes épocas y lugares. Pero esta Giselle española es morena. Por eso me gustó especialmente la presentación de la marca de cuidado capilar Orofluido, cuyas fórmulas priorizan el cuidado y el brillo del cabello frente a los demás aspectos. ¿Mi producto favorito? Su primer lanzamiento: el aceite capilar.

Formulado con aceites vegetales con altas propiedades hidratantes nutre el cabello en profundidad al mismo tiempo que resalta su brillo. Me encanta aplicarlo de medios a puntas, como toque final o utilizarlo como mascarilla cuando quiero un momento de relax, un momento para mi, envuelta en su fragancia de ámbar y vainilla. Me ayuda a relajarme el día antes de una función y así sé que mi cabello lucirá bonito. 

La galénica de una piel sana


Si algo estoy aprendiendo en esta Beauty Party, es que los tratamientos más modernos se basan en la investigación exhaustiva de los elementos utilizados con anterioridad. Y la marca Galénic (que extrae su nombre de la palabra “galénica” o medicina antigua) conjuga su profundo conocimiento de la naturaleza y la estética tradicional con la ciencia de vanguardia para conseguir una cosmética eficaz y, hasta cierto punto, hedonista. ¿Por qué? Porque, además, trata de formular productos que estimulen todos los sentidos.

Una piel bonita empieza por una piel sana, y para ello hay que alimentarla con los productos adecuados. Pero he aprendido que hay que saber detectar las necesidades de agua y de grasa de cada una de las pieles, porque son aspectos que deben tratarse por separado y con líneas diferentes (pero, afortunadamente, complementarias). Por ejemplo, la gama Aquapulpe actúa directamente sobre los niveles hídricos del rostro, mientras que Nectalys ofrece la energía necesaria para atacar las primeras arrugas. Pero mi producto favorito ha sido, sin lugar a dudas, el aceite gelificado desmaquillante de la línea Argane: al contacto con el agua, se emulsiona y se convierte en una leche capaz de borrar hasta los maquillajes escénicos más rebeldes. ¿Y lo mejor de todo? ¡Que a la vez deja un film hidratante en la piel! Está empezando a gustarme la modernidad… 

Esculpir el rostro como si fuera un lienzo


Tal parece ser el lema de Terry, la inventora del mítico Touche Éclat y creadora de la gama de maquillaje “haute couture” by Terry. Inspirada sin duda por la forma en que los grandes pintores crean volúmenes (es decir, mediante el juego de luces y sombras), su maquillaje esculpe el rostro con el resultado más natural posible. Pero todo esto no podría conseguirse sin utilizar los mejores ingredientes disponibles, lo que expresa su concepción del maquillaje como un lujo en el que se manifiesta el savoir-faire de quien lo utiliza.

Estoy segura de que si Giselle abriera una ventanita a nuestro siglo escogería sin lugar a dudas algunos de sus productos clave para estar siempre perfecta. El potenciador del color de piel Éclat de teint da un efecto “rostro descansado” impagable. El famoso bálsamo Baume de rose hidrata hasta los labios más tenaces, y sus labiales Rouge Terrybly tratan los primeros signos de la edad y rellenan las arruguitas con un acabado perfecto.

¿Y cuál es el secreto de un auténtico maquillaje by Terry? Todo un ritual de color en el que se deben tener en cuenta cinco pasos fundamentales: preparar la piel, unificar el tono, corregir las imperfecciones, matificar la piel y crear volúmenes con el colorete y el iluminador.

El deseo a través de una fragancia


Es lo que trata de plasmar Jean-Paul Gaultier en su última fragancia masculina Le Beau Male. Menta, artemisa y lavanda dan forma a un perfume con mucha personalidad pero a la vez fresco y joven. Una fragancia para un hombre pin-up que se convierte en objeto de deseo femenino contrariamente al canon tradicional. 

Para representarlo se juega con el contraste frío y calor, la seducción del hielo sobre un torso desnudo para revelar el lado más erótico de cada hombre.

La pruebo en mi muñeca y me gusta incluso cómo se siente sobre una piel femenina. Su olor es adictivo y no puedo evitar llevarme la mano una y otra vez a la nariz para volver a aspirar su aroma. Si Giselle pudiera probarlo por un agujerito, seguro que renunciaría a su príncipe encantador y se quedaría con el modelo de la promoción… 

Buscando mi estilismo


Buscar un estilo personal no es una tarea fácil. Siempre que abro el armario me surgen dudas de cómo combinar las distintas prendas, pero por suerte he podido aclarar mis ideas en el taller de estilismo de Félix Alcolea.

El estilo no se compra, ni funciona copiando los looks de los demás. Consiste en crear, y sobre todo en tener claro el concepto que queremos transmitir al mundo. Por ejemplo, Giselle refleja su estado de ánimo y el mundo en el que vive a través de los diferentes estilismos que luce sobre escena. 

Uno de los desafíos de esta Beauty Party ha sido crear nuestro propio look… y creo que he conseguido conjugar mi faceta como María con la de Giselle.

Agradecimientos: Rubén Sánchez (fotógrafo y alumno del CES) y María (agencia de modelos Parallele)

2 beauty adictas comentan:

INMA LÓPEZ dijo...

¡Cuantas emociones vivimos ayer! Fue un día genial, precioso, lleno de contenido, de caras sonrientes, de ilusión y de compañerismo.

Hicisteis un gran trabajo. Vuestro estilismo es joven y está lleno de buen gusto y de sentido del humor, pero no me extraña, conociendoos a vosotras.

Un beso enorme. Aportasteis muchísimo a la Beauty Party.

Inma

Mi Reino Por Un Gloss dijo...

Gracias Inma por invitarnos a participar en tu proyecto, nos lo pasamos estupendamente!!

Un abrazo,

Bea