Aprende a dibujar tus cejas con Tweezerman

27/10/12





Hace unos días acudí a The Slow Life House para aprender a dibujar mis cejas de la mano de Tweezerman, y salí tan contenta que quiero compartir con vosotras todos los secretos para mantener una mirada bien dibujada sin grandes esfuerzos ni torturas supremas.

No es la primera vez que hablo de este tema, así que si queréis ver algún post anterior podéis consultarlos aquí.



Para obtener unas cejas perfectas hay que cuidar los pequeños detalles y contar con los elementos necesarios: unas buenas pinzas bien afiladas, un cepillito, unas tijeras para cejas y un espejo de aumento con luz. Y voilà! Olvidáos de la cera o de cualquier otro invento casero. Con una pequeña inversión tendréis un material de calidad durante muchos años.

Pinza Tweezerman Slant, ¡el terror de las cejas rebeldes!

Realmente el secreto de unas cejas bien perfiladas, según nos explicaron los expertos de Tweezerman, es contar con unas pinzas afiladas con la máxima precisión y adaptadas a la forma del rostro, para que la caza del pelo rebelde sea todo un éxito. Y en esto tengo que deciros que Tweezerman es una marca experta, con una larga historia que se remonta a la fabricación de navajitas suizas y pequeños utensilios de corte. Y toda su expertise previa es precisamente la clave de su éxito: sus pinzas de depilar son de las más vendidas en todo el mundo, y más de una celebrity jura y perjura únicamente por esta marca.

Pero bueno, vamos al tema que nos interesa: ¿cómo conseguimos unas cejas perfectas?


El primer paso es colocarnos en un espacio bien iluminado con un espejo de aumento. Ayudándonos de un palito de naranjo o un lápiz, lo colocamos en línea recta pasando desde el lagrimal hasta el nacimiento de la ceja. Y éste es el punto de partida de la misma (todo lo que sobre en la zona del entrecejo, ¡fuera!).

Para conseguir el arco (que "levanta" ópticamente la mirada), colocamos el palito en el lateral de la nariz pasando por la parte más externa del iris. Ese punto hay que depilarlo un poquito más, porque es donde aporta el punto más alto en el que debe estar la ceja.

Finalmente, para saber dónde debe acabar la ceja, basta con unir con el palito el lateral de la nariz con el extremo del ojo. Todo lo que salga de esa línea imaginaria debe ir fuera también.

Después de este estudio, peinamos las cejas con un cepillito y recortamos con cuidado el sobrante con las tijeritas para cejas (hay veces que tenemos pelillos muy largos y rizados, ¡son esos los que tenemos que atacar!). Este paso hay que hacerlo con mucho cuidado, y a poquitos, para no recortar más de la cuenta. Se trata, por así decirlo, de recortar las puntas de los pelos que más sobresalen y estropean el dibujo, pero no es cuestión de hacerte una calva por recortar demasiado.

Para un resultado total, definimos la ceja con un lápiz especial (a mí me encantan los propuestos por Benefit, por ejemplo, o con sombra de ojos en polvo) e iluminamos el arco para dar un punto de luz muy expresivo. En breve Tweezerman lanzará un lápiz que contiene por un lado una cera que fija y da color a la ceja (paso 1) y por el otro un lápiz blanco irisado que da ese punto de luz. ¡A nosotras nos encantó!

Eso sí, en la forma de las cejas hay que tener también en cuenta la forma del rostro:

  Rostro redondo:
Cejas ascendentes.
Rostro alargado:
Cejas rectas y horizontales, hacen que la cara se acorte.
Rostro ovalado:
Le favorecen todos.
Rostro cuadrado:
Cejas en triángulo, que levantan la mirada.
Rostro corazón:
Cejas delgadas, cortas, redondeadas y depiladas hacia los extremos

Yo salí contentísima del taller porque en un ratito había aprendido un montón de cosas sobre cejas. Si os da miedito hacerlo en casa, os recomiendo que acudáis a una profesional (yo juro y perjuro por los Bares de Cejas de la marca Benefit), y realicéis el mantenimiento en casa.


¿Lo mejor de todo? Que los instrumentos de la marca Tweezerman (que también utiliza Benefit a nivel profesional) son súper asequibles. Os detallo los precios del kit completo:

Espejo de aumento con luz: 18,20 euros
Tijeras especialmente diseñadas para cejas con cepillito incluido: 24,50 euros
Pinza Slant Tweezerman, que dura años y años intacta: 22 euros
Peine de pestañas, que es genial para quitar los grumitos al aplicar la máscara: 9,50 euros
Rizador de pestañas: 13,75 euros


Y vosotras, ¿os animáis a haceros las cejas en casa?

0 beauty adictas comentan: