Slow Life House o cómo aprender a vivir lentamente

29/6/11

Además de ser una fanática de los glosses, he de confesar que he empezado a aficionarme al mundo spa. Y me ha encantado esta propuesta de un nuevo centro madrileño que tiene un concepto innovador: Slow Life House.

Slow Life House es un centro cuya máxima finalidad es transmitir el placer de vivir lentamente saboreando todas las experiencias que la vida nos ofrece. Y como hoy en día es difícil desconectar –sobre todo si vives en una ciudad y tu trabajo es un caos-, han diseñado un ritual exclusivo que combina tres tratamientos estrella de la marca Sundãri para conseguir una relajación total.

Concebido como un oasis de bienestar y relax para cuerpo y mente, esta propuesta encarna a la perfección la filosofía Slow.  El tratamiento comienza por un masaje Abhyanga de cuerpo entero, continúa con un masaje sacrocraneal y termina con la estimulación de los puntos Marma. A mí con esta descripción ya se me va haciendo la boca agua…

El masaje Abhyanga, que significa literalmente "masaje con aceite", es un masaje rítmico y profundo, muy relajante, que limpia la energía estancada y restaura el flujo de la prana, la fuerza vital que estimula la energía del cuerpo. Yo he probado este tipo de masajes y es cierto que induce a una relajación profunda de cuerpo y mente.

A medida que el cuerpo se relaja y los nervios se serenan, la mente entra en un estado de tranquilidad y paz. En este tratamiento el masaje corporal, realizado con aceites esenciales, dura más de una hora, eliminando todas las tensiones y consiguiendo un bienestar pleno.

Posteriormente, y una vez se liberan las tensiones, se realiza el masaje sacrocraneal, absolutamente relajante, que estabiliza el sistema nervioso y equilibra el cuerpo, la mente y las emociones. A base de ligeros toques, amasamientos y fricciones del cuero cabelludo se alcanza una relajación profunda. Tanto que yo en ocasiones me he dormido cuando me han hecho un tratamiento similar.

El tratamiento finaliza con un masaje de los puntos Marma para activar la energía vital o prana. Para estimular los puntos Marma no se manipulan los músculos, sino que se realiza un trabajo sistemático sobre los puntos Marma de todo el cuerpo (siete de los cuales corresponden a cada chakra), que se distribuyen a lo largo de brazos y piernas, espalda, torso, abdomen, cuello, cabeza y rostro. ¿El resultado? Una sensación de paz y bienestar que no se paga con dinero…

Un tratamiento ideal si te estás enfrentando a situaciones tensas o, sencillamente, necesitas relajarte y dedicarte un tiempo a ti misma.

Slow Life House. Salustiano Olozaga 11, Madrid. Tel.: 91 277 20 04
Duración: 90 minutos.
Precio: 90 €.

0 beauty adictas comentan: