Reflexiones sobre la belleza

8/10/09

Llevaba un tiempo queriendo escribir un post sobre mi visión de la belleza. Los que me conocen saben que, aunque me pirran los pintalabios y los cosméticos, no soy una persona excesivamente superficial, y que esta afición no es más que una vía de escape -tan válida como otra cualquiera- para las situaciones difíciles que todos tenemos que confrontar en nuestra vida. Pero eso no quiere decir que tenga una concepción de la belleza ligada a lo que socialmente se conoce como "perfecto". Y voy a comprar el pan con la cara lavada.

A través de mis posts y mis artículos intento acercaros esos pequeños truquitos cosméticos que no van a cambiaros (por suerte), sino que sencillamente van a destacar vuestros puntos fuertes y pueden ayudar a camuflar esas partes de nuestro rostro o nuestro cuerpo que no nos gustan tanto. Considero que todas las personas tienen una característica que puede considerarse "bella", y tod@s tenemos todo el derecho del mundo a conocerla y destacarla si eso es lo que queremos. Pero no me gusta intentar cambiar lo que somos para agradar más o menos a los demás. Por ello reconozco públicamente que no soy partidaria de la cirugía arbitraria, aunque merecen mención aparte algunos casos que, efectivamente, sí que necesitan una intervención quirúrgica para poder llevar una vida normal. Por ejemplo, una persona tan terriblemente acomplejada por el tamaño de su pecho que llega a esconderse o a no salir de su casa.

Resulta cuanto menos curioso que una periodista especializada en economía se pase al mundo de la belleza. O eso me dicen. Pero me gustan las dos cosas: los números y los colores. Creo que la cosmética es, junto con los bolsos y los zapatos, una de las aficiones más democráticas que existen: da igual cómo seas, siempre encontrarás algo que te siente bien y te haga sentir bien. A todo el mundo le queda bien un gloss, pero debe saber cuál escoger. Y a todo el mundo le favorecen el rimmel y los polvos de sol, pero hay que saber cuáles y cómo emplearlos. Por el contrario, muchas veces sales desmoralizada de una tienda porque no encuentras algo que se ajuste a tu cuerpo. "¿Estaré mal hecha?", he llegado a pensar muchas veces. Pero luego saco mi pintalabios y me pongo el mundo por montera.

Y aquí entran en juego nuestra revista digital, Styledevivre.com, y nuestro blog, que ahora mismo estás leyendo. A través de ellos pretendo acercaros un mundo de colores, texturas y olores que, como mínimo, te harán sentir un poquito más guap@ y, como dice mi hermana, "bienoliente".

Debes saber que en la revista y en el blog sólo te recomendamos productos que hemos probado y nos han gustado. Así que estamos abiertos a todo tipo de sugerencias por tu parte. ¿Que quieres que probemos unas cremas para pieles secas? Haremos todo lo posible y te recomendaremos las mejores que hayamos encontrado. ¿Que buscas un labial de larga duración? Te recomendaremos los que, después de varios días de uso, hayan demostrado que resisten a la comida, la bebida y los besos de tu novi@. Puedes escribirnos a elcorreodeloslectores@gmail.com y haremos todo lo posible por ayudarte.

Y hoy quiero compartir con vosotr@s mis "must" más personales:

- Benetint, de Benefit. Es un rubor para mejillas y labios que dura horas y horas. Deja un color muy natural y es adecuado para todas las ocasiones. Además, el envase es una monada.
- Skin Drink, de Lush. Acabo de descubrir esta crema y me he enamorado de ella. Tengo la piel muy muy seca y la uso de crema de día. Me deja una sensación tan confortable que no voy a poder pasar sin ella... ya lo estoy viendo.
- Aceite regenerador de Zanahoria, de Alqvimia. Me encanta esta marca, porque además de ser española y hacer alta cosmética natural siguen la filosofía de la cosm-ética (es decir, invierten en productos naturales y biológicos de calidad, participan en proyectos de comercio justo y no hacen publicidad, porque dejan que sus productos hablen por sí solos). Y este aceite huele tan tan bien que lo uso todas las noches para que mi piel se lo beba. Y lo hace.
- Manteca corporal de Rosa de Damasco, de The Body Shop. Pone un toque oriental a todas mis duchas, me deja súper hidratada y tiene un olor que es, sencillamente, maravilloso. Y me relaja mucho cuando he tenido un día duro.
- Guantes hidratantes, de Sephora. Son unos guantes con gel de aloe vera en su interior, que te dejas puestos media hora e hidratan tus manos (y pies, en el caso de los calcetines) de forma intensiva (y casi diría que extensiva). Un básico cuando se te agrietan las manos en invierno (ya os había dicho que tengo la piel sequita...).
- Spray con agua termal de Avène. Cuando me levanto con la piel sensible me la calma. Antes de irme a dormir me relaja. En verano es mi compañero indispensable de playa, piscina y oficina. Y mi piel la adora. ¿Se puede pedir más?

A partir de esta semana comenzaremos a publicar de nuevo nuestras críticas de cosméticos y tratamientos, y compartiremos más truquitos con vosotr@s.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Crees que la cosmética es democrática? ¿Cuáles son tus básicos?

0 beauty adictas comentan: